Una de las prioridades educativas en estos tiempos de pandemia es lograr una educación personalizada que se efectiva y logre centrarse en cada niño, para validar un desarrollo infantil pleno. Si bien, cada estudiante requiere la atención de los profesores a distancia a través de medios electrónicos, este tipo de educación consiste en motivar el desarrollo de las habilidades de cada alumno desde edad temprana. Cada estudiante debe obtener una atención personalizada de los educadores para ayudarse a conocer las dificultades de los procesos educativos y así aprender a superarlas.  

Una educación personalizada ayuda a los alumnos a construir un aprendizaje de relevancia, que debe basarse en una metodología cooperativa que fomente la creatividad.

Los cuatro principios esenciales de la educación deben ser focos de referencia en la educación personalizada:

  • Conocer y adaptar las necesidades de cada niño
  • Hacer trabajos en equipo
  • Que los niños elijan su técnica de trabajo, sin demeritar las planteadas en la didáctica
  • Mostrar flexibilidad en los procesos de aprendizaje